Habitando con los Salmos

IlumPsalter

Habitando con los Salmos

Carlos Colón (Traducción por Elí Gutiérrez)

“En los Salmos aprendemos lo que nos puede suceder, y cómo debemos reaccionar en cada caso. Cualquiera que sea nuestra situación o la necesidad que nos apremia, en los salmos encontraremos las palabras justas que encajan a nuestro mal, cómo tratarlo, y cómo curarlo.” San Atanasio de Alejandría, “Carta a Marcelino”

En las próximas semanas, estaré compartiendo algunas ideas sobre los Salmos, específicamente sobre orar los Salmos. También mencionaré algunos de mis recursos favoritos para orar los Salmos en la adoración pública y privada.

Hace unos años, a través del ministerio de uno de mis mentores, la Dra. Emily Brink, comencé a descubrir los Salmos de una manera más profunda. Todo comenzó con una introducción fortuita en la casa de unos amigos en Waco, TX. La Dra. Brink acababa de dar una conferencia en la Universidad de Baylor, y mis amigos pensaron que debíamos conocernos. La Dra. Brink finalmente me invitaría a participar en el Calvin Symposium for Worship. En el cual he presentado y asistido muchas veces. Un colega mío bromea cada vez que voy a Grand Rapids, “¡Oh, vas a visitar a tu tribu!” Bueno, los holandeses reformados y los latinos ahí también se han convertido en una especie de tribu. Los Salmos son una gran razón por la que hemos forjado un vínculo especial. Personas como el Dr. Brink y el Dr. John Witvliet se han convertido en algo más que amigos, me han alentado y han apoyado mi vocación como compositor litúrgico.

Como compositor y escritor de canciones, paso gran parte de mi vida buscando y escribiendo letras. Y, gracias a Dios, los Salmos me han liberado de la carga de inventar las letras. Ahora, no me malinterpreten, no estoy diciendo que las letras y la poesía libre no deberían existir (eso es una conversación aparte). Sin embargo, para los compositores que escriben en la tradición cristiana, los Salmos nos liberan para ser mensajeros del Evangelio, y facilitadores de las oraciones cristianas en la Iglesia.

Estoy convencido de que proclamamos el Evangelio con mayor fidelidad cuando le otorgamos preeminencia a los Salmos en nuestros servicios cristianos y también en nuestras oraciones diarias. Desde los orígenes, la Iglesia ha enseñado que Cristo es la voz que ora en los Salmos. Al igual que en el Padre Nuestro, Dios está poniendo palabras en nuestra boca para que podamos orar a él. Y, en los Salmos, ¡Cristo ora con nosotros! ¿No da eso dulce consuelo a nuestros corazones? Gente como san Agustín, san Atanasio, y Dietrich Bonhoeffer afirmaron esto. Espero que en los próximos meses podamos exponer más ampliamente lo que ellos dicen. En ese sentido, cuando oramos los Salmos, estamos anunciando la Buena Nueva de Jesucristo.

Los Salmos no son solo la voz de Cristo, sino que también son acerca de Él. Por lo tanto, nuestras alabanzas tienen un significado más profundo al celebrar a Dios como Creador; y en los Salmos del lamento, el Cristo sufriente camina con nosotros en nuestras pruebas.

Los primeros cristianos nos enseñan que los Salmos son también la voz de la Iglesia y la voz de los que caminan en el Camino. Por lo tanto, los Salmos son un gran lugar para que la imaginación florezca. Artistas, poetas, escritores, compositores y cristianos de cualquier vocación hacen bien en dejar que sus oraciones, himnos y nuestra vida juntos fluyan de los Salmos, o como lo llama Bonhoeffer, del libro de oración de la Iglesia.

Sean gratos los dichos de mi boca y la meditación de mi corazón delante de ti,
Oh Jehová, roca mía, y redentor mío.
Salmo 19:14

 

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s